Industriales y Adozona quieren mantener exoneraciones indefinidamente mientras pagan sueldos de miseria

Se repite la historia y de nuevo los grandes empresarios se niegan a pagar los impuestos que el país necesita para combatir la pobreza y los graves problemas sociales, recuperar la economia y evitar una convulsión popular que altere la paz y la inseguridad ciudadanas.

Las reacciones de los grandes empresarios e industriales no se hicieron esperar ante los aprestos de las autoridades para someter al congreso nacional una reforma fiscal para poder encarar la crisis económica y los deficits presupuestarios agravados, como consecuencia de la pandemia del Covi 19, que obligó al Gobierno a multiplicar el gasto público en ayudas a los trabajadores desempleados y la adquisición de vacunas e insumos médicos, teniendo que recurrir al sobreendeudamiento para poder cumplir con esta urgencia imprevista.

Dada la paralización del aparato productivo nacional y sus consecuencias económicas y sociales en el país, especialmente, en los sectores sociales más necesitados, distintos económicos y organismos financieros internaciones coinciden en que el aumento de los ingresos públicos se hace urgente ante la critica situación de las finanzas públicas que impiden, no solo atender los gastos sociales básicos y la reactivación económica, sino que el país tendría serias dificultades para con los compromisos financieros contraidos.

El incremento geométrico en los precios internacionales de los alimentos, los combustibles, el transporte y la escasez de los suministros, obviamente, que se ha constituido en una especie de bomba de tiempo social que podría estallar si no se toman medidas rápidas y oportunas que aligeren la carga que hoy pesa sobre los hombros de los sectores sociales más empobrecidos.

Sinembargo, ante este panorama la respuesta de los sectores industriales ha sido presionar para se le mantengan las exenciones impositivas y arancelarias para ellos porque, según el presidente de la Asociación Dominicana de Zonas Francas (Adozona), Luis José Bonilla, la recuperación que ha tenido este sector se debe básicamente al marco legal existente, el cual dijo se debe preservar.

A pesar de la grave crisis sanitaria que ha golpeado al país y al mundo y que ha provocado un colapso en la mayoría de las naciones del planeta, incluidas las más poderosas, cerrando incontables fábricas y negocios con el consiguiente desempleo de millones de trabajadores y República Dominicana no ha sido la excepción, obligando a los gobiernos a tener que sobreendeudarse más allá de sus posibilidades fiancieras para adquirir vacunas y otorgar ayudas sociales a millones de familias que quedaron sin ingresos, sinembargo, aún así los empresarios dueños de las grandes riquezas se niegan a aportar su grano de arena para que el país pueda salir a camino.

Ha sido una constante histórica de los grandes detentadores de las riquezas nacionales, cada vez que el país ha requerido incrementar los ingresos del Estado para poder cumplir su función social de garantizar el bienestar colectivo, ssurgen las excusas y amenazas de despidos de trabajadores y de una supuesta quiebra que nunca ocurre.

Siendo consecuente con ese comportamiento, es que los empresaris de zonas francas dicen que “La recuperación ha sido total y eso es gracias a dos cosas principalmente: La primera es el marco legal que existe en nuestro país por lo que debemos seguir preservándolo sin variaciones como base fundamental de la confianza y las oportunidades que tenemos de atraer más inversión y generar más empleos; y la segunda es la exitosa estrategia de trabajo público-privada que hemos realizado junto al Ministerio de Industria y Comercio aprovechando el nearshoring y las oportunidades que trae las readecuaciones de las cadenas de valor a nivel mundial”, aseveró Bonilla.

Bonilla además respaldó las declaraciones del ministro de Industria y Comercio, Víctor Bisonó, quien defendió el marco legal del régimen de zonas francas en el país, y el cual advirtió que no debe de haber rumores de cambios al respecto del mismo, tal como lo ha remarcado el presidente Luis Abinader en varias ocasiones, ya que ese sector ha tenido resultados records en 2021, lo que ha sido vital para el país en materia de generación de divisas y de atracción de nuevas inversiones.

Los datos y resultados de las zonas francas indican los beneficios obtenidos en ese sector

De acuerdo a los datos preliminares obtenidos, ese sector creció en más de un 25% al cierre del tercer trimestre del año, comprendido entre enero y septiembre de 2021, comparado con igual período de 2020; y más de un 17% si se compara con el 2019.

Mediante un comunicado enviado a los medios, la organización explica que, según los datos preliminares, al 30 de septiembre las exportaciones de zonas francas superaron los US$5,250 millones de dólares, lo que representa un dato sin precedentes en el país.

El presidente de Adozona calificó los resultados del sector como extraordinarios y una demostración que este sector ha sido vital para la recuperación de la economía y los empleos de la República Dominicana. Y resaltó que al cierre de septiembre esas empresas tienen empleadas a más de 180,000 personas de manera directa.

Para el 2021 se tiene una proyección estimada de exportaciones que podrían romper por primera vez en la historia de la República Dominicana la barrera de los US$7,000 millones de dólares, pues el año de mayores exportaciones de zonas francas hasta la fecha ha sido el 2019 donde se alcanzaron algo más de US$6,249 millones.

Luego de ver estos espectaculares resultados económicos de las empresas de zonas francas, surge la pregunta de si aún con esos datos todavia ese sector necesita ser subsidiado por el Estado?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *