El FMI proyecta precios internacionales de los alimentos podrían subir más en los próximos meses

La proyección de economistas del Fondo Monetario Internacional es que en los próximos meses podría producirse más aumento en los precios mundiales de los alimentos lo que ha estado preocupando a consumidores y productores de prácticamente todo el continente americano y del mundo. Los datos más recientes muestran una moderación en la inflación de los precios de los alimentos al consumidor a nivel mundial, pero eso podría cambiar en el corto y mediano plazos y generarse nuevos incrementos en productos y materias primas básicos para el consumo de la población. Esto solo se sumaría a los altos precios que los consumidores en muchos países ya vivieron recientemente.

Así lo consideran tres economistas del Fondo Monetario Internacional (FMI) que destacan en un artículo que si los precios finalmente vuelven a subir, es probable que haya diferencias considerables entre países. 

Los especialistas Christian Bogmans, Andrea Pescatori y Ervin Prifti aseguran que debido a varios factores, es probable que los consumidores de los mercados emergentes y las economías en desarrollo que aún luchan con los efectos de la pandemia sientan más el efecto. Estas consideraciones se deben a cuatro hechos, citan los especialistas del FMI: 

Hecho 1: La inflación de los precios de los alimentos comenzó a aumentar antes de la pandemia.

Los economistas indican que el aumento de la inflación de los precios de los alimentos al consumidor es anterior a la pandemia. En el verano de 2018, China se vio afectada por un brote de peste porcina africana, que acabó con gran parte de la manada de cerdos de China, que representa más del 50% de los cerdos del mundo. 

Hecho # 2: Las medidas de bloqueo tempranas y las interrupciones de la cadena de suministro indujeron un aumento en los precios de los alimentos al consumidor.

Los expertos financieros señalan que el comienzo de la pandemia, las interrupciones de la cadena de suministro de alimentos, el cambio de los servicios de alimentos (como salir a cenar) a los supermercados minoristas y la acumulación de existencias de los consumidores (junto con una fuerte apreciación del dólar estadounidense) hicieron subir los índices de precios de los alimentos al consumidor en muchos países. 

Agregan que si bien los precios de los alimentos en su supermercado (es decir, los precios de los alimentos al consumidor) pueden haber aumentado, es una exageración decir que actualmente están aumentando a su ritmo más rápido en años. 

“Se necesitan al menos de 6 a 12 meses antes de que los precios al consumidor reflejen los cambios en los precios al productor. Además, en promedio, el traspaso de los precios del productor al consumidor es solo de alrededor del 20%”, dicen los economistas del FMI. 

Hecho # 3: Los costos de envío y transporte se disparan.

Las tarifas de flete marítimo, medidas por el Baltic Dry Index (una medida de los costos de envío), se han incrementado entre dos y tres veces en los últimos 12 meses, mientras que el aumento de los precios de la gasolina y la escasez de conductores de camiones en algunas regiones están elevando el costo de los servicios de transporte por carretera. Los costos de transporte más altos eventualmente aumentarán la inflación de alimentos para el consumidor.

Hecho # 4: Los precios de los productores de alimentos a nivel mundial se han recuperado alcanzando máximos de varios años.

Desde su punto mínimo en abril de 2020, los precios internacionales de los alimentos (productores) han aumentado en un 47,2 por ciento, alcanzando sus niveles (reales) más altos en mayo de 2021 desde 2014 (el nivel más alto de la historia en términos de dólares corrientes). Entre mayo de 2020 y mayo de 2021, los precios de la soja y el maíz aumentaron en más del 86 y 111 por ciento, respectivamente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *